Haría cualquier cosa.

buena nueva

“Jack tenía parálisis cerebral. Era cuadripléjico y empleaba el restringido movimiento que tenía en una mano para empujar la palanca que movía su silla de ruedas eléctrica. A pesar de que no era alumno mío, a menudo asistía a mis conferencias y participaba en grupos de discusión. Yo tenía dificultades para entender lo que decía y confiaba en gran medida en sus compañeros de clase para que lo interpretaran. Él compartía sus preocupaciones y frustraciones personales conmigo, conmoviéndose profundamente. ¡Era valiente a pesar de su vulnerabilidad!

Un día, después de clase, Jack se me acercó y dijo que quería trabajar. En ese momento yo estaba entrenando a adultos gravemente discapacitados para trabajar en puestos dentro y fuera del campus en la Universidad de Fresno City. Le pregunté:

-¿Dónde?

-Con usted en la cafetería- me respondió.

Asombrada en el primer instante, pensé en las destrezas necesarias para limpiar mesas, cargar lavaplatos, barrer, pasar el trapo, ordenar provisiones, etcétera.

¿Cómo podría una persona cuadripléjica intervenir en ese tipo de programa de formación? No pude responderle. Tenía la mente en blanco.

-¿Qué te gustaría hacer, Jack?- le pregunté, esperando que tuviera algo pensado.

Su respuesta fue firme:

-¡Haría cualquier cosa!- me dijo con una sonrisa.

¡Oh, cómo me gustó su ánimo y su voluntad y cuánto admiré su convicción!

Acordamos encontrarnos en la cafetería a las diez de la mañana del otro día.

Me pregunté si sería puntual. ¿Podía siquiera leer la hora?

A la mañana siguiente, oí su silla de ruedas quince minutos antes de la cita. En silencio imploré consejo y lucidez. A las diez en punto, Jack estaba listo para empezar a trabajar. Su entusiasmo hacía que su forma de hablar fuera todavía más difícil de entender. En mi esfuerzo por encontrar una manera de que Jack participara de manera significativa en un programa vocacional de formación, me enfrenté con un obstáculo tras otro.

Su silla de ruedas impedía que se acercara demasiado a las mesas. Era incapaz de usar las manos salvo para apretar. Intenté algunas adaptaciones sin éxito. Al ver mi frustración, un preceptor de buen corazón se ofreció para ayudar. En media hora había encontrado una solución. Acortó el mango de un cepillo para que cupiera cómodamente bajo el brazo de Jack y pudiera ser manipulado con una mano. El cepillo se ubicó de tal manera que pudiera alcanzar la tabla de las mesas. Con la otra mano, Jack impulsaba su silla, limpiando la superficie de las mesas mientras se movía.

¡Jack estaba en el cielo! Se sentía orgullosísimo de ser un participante activo y no sólo un observador. Cuando lo miraba, advertía que podía sacar las sillas de su camino usando su silla de ruedas. Se creó un nuevo trabajo para Jack: apartar las sillas de las mesas que estaban diseñadas para sillas de ruedas y alinearlas contra la pared, fuera del camino. Jack cumplía ese trabajo con gusto y orgullo. ¡Su autoestima rebasaba! ¡Por fin se sentía capaz y digno!

Un día Jack se me acercó cubierto de lágrimas. Cuando le pregunté qué pasaba, me explicó que la gente no lo dejaba hacer su trabajo. Al principio no entendí lo que quería decir, luego lo observé tratando de mover las sillas. Le costaba tanto esfuerzo, que los alumnos bienintencionados pensaban que estaba luchando para sacar las sillas de su camino y las movían para dejarle el campo libre. Él trataba de explicar, pero nadie se tomaba el trabajo de escucharlo. El problema se resolvió cuando hice estas tarjetas para que Jack llevara sobre su bandeja:

“¡Hola! Mi nombre es Jack. Trabajo en la cafetería. Mi tarea es limpiar mesas y mover ciertas sillas hacia la pared. Si quieren ayudarme, por favor…háganme una gran sonrisa y díganme qué buen trabajo estoy haciendo”

Jack desplegaba y compartía estas tarjetas orgullosamente. Los estudiantes empezaron a tomarse a Jack y su trabajo en serio. Ese semestre experimentó la autoestima que se siente cuando uno percibe que es reconocido y apoyado.

Su voluntad siempre será una inspiración para mí cuando busco, y encuentro, para mis alumnos y para mí, nuevos caminos tendientes a superar los obstáculos de la vida y ser lo mejor que podemos con los talentos que Dios nos dio”.

La voluntad es algo impresionante. Puesta al servicio de un objetivo, puede lograr aun lo que parece imposible. Y cuando se pone en marcha, no hay obstáculo que pueda detenerla. Hay personas que pudiendo hacer mucho, no hacen nada, se quedan sentados en una esquina, con todo el cuerpo funcionándoles perfectamente bien,  pero lo único que mueven es el brazo, para estirarlo, abrir la mano, y pedir limosna, ni siquiera los ojos utilizan, porque no miran, agachan la cabeza y se hunden en su inutilidad.

Más allá de cualquier otra consideración hay una verdad irrefutable que debe ser tenida muy en cuenta: Cada uno de nosotros es un ser único e irrepetible. Y como tales, tenemos nuestro valor intrínseco. La clave está en saber descubrirlo, en visualizarlo, en sentirlo en toda su magnitud dentro de nosotros, sin importar nuestras deficiencias físicas y mentales, nuestro reto es superarnos día a día, darle el máximo sentido a nuestras vidas.

No agachemos la mirada, no nos dejemos vencer por los obstáculos que se nos presentan a lo largo de la vida… Elevemos nuestros ojos al cielo, y busquemos a nuestro Creador, Él no abandona a sus criaturas, a nuestro alrededor siempre coloca a sus ángeles guardianes que nos cuidan,  personas que nos quieren, que nos tienden la mano, que nos hacen sentir que somos útiles, capaces de realizar todo aquello que nos propongamos como meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *