Nuevo presbítero Yovani José Segovia Valera. (Católicos de Pampán festejaron la  ordenación de su paisano)

padre revestido

Redacción Avance

La parroquia eclesiástica Nuestra Señora de Chiqinquirá de Pampán festejó la ordenación sacerdotal uno de sus hijos. En esta ocasión fue el joven diaconó Yiivany quien recibió el sacramento pro imposición de manos y oración consecratoria de Monseñor  Oswaldo Azuaje, obispo de Trujillo. La ceremonia se efectuó en el hermoso templo parroquial el sábado 21 de junio las diez y media de la mañana.

obispo predicandoCon el templo hermosamente decorado y abarrotado de feligreses la ceremonia solemne se inicio con la procesión de entrada desde la casa parroquial. La música de viento amenizaba el ambiente mientras el ministerio de música también preparó con esmero los cantos litúrgicos. El equipo de protocolo hizo lo propio ayudado al excelente ambiente de recogimiento y orden. Acompañaron al Obispo y al neo sacerdote quince presbíteros de la diócesis,  varios diáconos,  un gran número de seminaristas, las Hermanas salesianas que hace labor apostólica en Las Delicias,  un nutrido grupo de feligreses provenientes de la comunidad parroquial de La Puerta y la feligresía de Pampán y Flor de Patria.

Llamado para ser instrumento de salvación

En su homilía, Monseñor Oswaldo Azuaje destacó que era el primer diácono de nuestra Diócesis que este año recibía el Sacramento del Orden: “Dios bendice a nuestra diócesis y bendice a este pueblo trujillano.  “Bendito sea el Señor que tanto nos ama y procura darnos, de entre el pueblo, hombres que quieran entregar su vida al servicio de su Evangelio y en la comunión de la Iglesia Católica”.

asambleaSeñaló el Obispo que  “Por medio de este sacramento,  te configurarás a Cristo, siendo “otro Cristo” para que a través de ti tus hermanos reciban la abundancia inagotable de la gracia de Dios y la fuerza de la Palabra santificadora que viene de él en su Hijo hecho hombre quien, muerto y resucitado, sigue presente en el mundo a través de la Iglesia”

El pastor diocesano explicó que  el consagrado debe vivir previamente la experiencia personal de la redención en Cristo para que conquistado por su amor pueda luego ser instrumento de salvación de parte de Dios entre los hombres, expresión de su misericordia infinita.  En tal sentido le recordó al neo sacerdote  que asumiría “una gran responsabilidad y un enorme compromiso con la Iglesia trujillana, la Iglesia entera y la humanidad desde esta tierra andina en la que naciste, donde creciste y donde Dios te llama”

Durante su intervención  Monseñor Azuaje explicó loas diversas dimensiones del ministerio sacerdotal  invitando también al neo presbítero a caminar en comunión con su Obispo, su presbiterio y en general con su diócesis: “Harás camino con tu obispo y con esta iglesia, discípula misionera, con sus logros y conquistas, así como con sus fracasos. Desde tu testimonio vivirás aquel “aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad”. Como sacerdote contribuirás al crecimiento de la santidad de la iglesia en la que vives. Así serás “buen colaborador del Orden episcopal, apacentando el rebaño del Señor y dejándote guiar por el Espíritu Santo”.

ungiendo las manosSacerdote del Señor

En un ambiente de recogimiento y fervor Monseñor Azuaje procedió a la ordenación presbiteral del diacono Yovany según los ritos propios de este Sacramento. Como parte del ritual, junto al obispo diocesano,  también los presbíteros presentes impusieron las manos al neo sacerdote y le dieron la bienvenida al colegio presbiteral, besando las manos ungidas con el santo crisma y brindándole un efusivo abrazo fraterno. Ya revestido con los ornamentos litúrgicos sacerdotales el neo presbítero subió al altar mayor donde participó como concelebrante en la Eucaristía.

Después de la oración pos comunión el padre Yovany manifestó los agradecimientos al Señor aprovechando también para reconocer el apoyo brindado por su familia, por los obispos Mons. Oswaldo Azuaje y Mons. Vicente Hernández Peña, así como el de los sacerdotes formadores en los seminarios donde cursó sus estudios. “Hoy, en medio de la alegría y el gozo, les pido hermanos colaborar con el Señor en la tarea de la propia santificación, quitando obstáculos a la acción del paráclito y procurando hacer en todo lo que más agrada a Dios, de tal manera que podamos dar cumplimento a su obra” señaló en su mensaje a los presentes  el neo sacerdote.

con el apdre etranTerminada la eucaristía los familiares, amigos y feligrés presentes pasaron delante del Altar Mayor a felicitar y realizar el acostumbrado besamanos al nuevo presbítero.

El padre Pedro Terán, párroco de la comunidad, quien junto al vicario parroquial presbítero José Luis Ortegano coordinaron todo los respectivo a la ordenación y Primera Misa, agradeció la presencia del obispo, sacerdotes, seminaristas, religiosas y toda la feligresía presente.

La Primera Misa del padre Segovia se celebró en su pueblo el día domingo 22 de junio a las 10 y 30 de  la mañana y en el templo de Flor de Patria a las 6: 00 p.m. En la iglesia  de La Puerta presidio la Misa solemne el pasado domingo 29 de junio a las diez y media de la mañana.

Breve reseña biográfica

Nacido el 08 de diciembre de 1988, el presbítero Yovany es hijo de José Gregorio Segovia y Carmen Elena Valera de Segovia; sus hermanos son: Jesús Alberto, José Gregorio y Yaneth. Cursó la primaria en la escuela Francisco Javier Urbina en Flor de Patria y el Bachillerato en el Liceo Bolivariano Rafael María Urrecheaga de Pampán. Cuenta su mama que desde pequeño se vinculó a la iglesia, especialmente como catequista de la parroquia; culminado su bachillerato manifestó la inquietud por la vida sacerdotal y después del proceso de seguimiento dirigido por la pastoral vocacional, ingresó al Seminario Sagrado Corazón de Jesús donde realizó los estudios de Filosofía. Posteriormente cursó la Teología en el Seminario San Pedro Apóstol de La Guaira. Ordenado diácono por Monseñor Oswaldo Azuaje el 28 de junio del 2013, presta sus servicios como vicario cooperador en la parroquia San Pablo Apóstol de La Puerta.