LOS MILAGROS COTIDIANOS

lampara_de_barro

“Un discípulo le pregunto a su maestro: -¿Qué es lo que te motiva a vivir con tanto entusiasmo y entrega todos los días? El maestro respondió: -Cuando me despierto en las mañanas me siento sorprendido de estar vivo y no muy seguro de vivir hasta la noche. Por eso me maravillo cada vez que saco agua del pozo o corto un trozo de madera.

-Pero eso lo sabemos todos.

-Sí, lo saben, pero no lo sienten, así como nadie se puede embriagar por comprender intelectualmente la palabra vino.”

La providencia de Dios se manifiesta hasta en los más pequeños detalles de la vida. Ciertamente, en algunos casos, Dios actúa de modo extraordinario en nuestra vida por medio de milagros o de sucesos fuera de lo común. Pero lo normal es que actúe de modo sencillo. Por lo cual, no debemos esperar cosas milagrosas. Dios nos las puede dar, si es lo más conveniente, pero no debemos desearlas ni pedirlas, sino en la medida en que sean la voluntad de Dios para nosotros. ¡Hay tantas cosas a través de las cuales uno puede maravillarse y descubrir el amor de Dios! Como muestra tenemos la naturaleza con todo su esplendor. Todo es cuestión de actitud, si observamos con detenimiento todo lo que Dios nos regala descubriremos un milagro en cada uno de estos detalles, y veremos cómo la vida nos brinda su apoyo para que todo marche bien.