EL TIEMPO CORRE MUY VELOZ, PERO TÚ PUEDES SER SU METEORO

Tú, eres quien conduce y lleva las riendas de tu vida y, además, eres responsable, no digo que de su duración, pero sí de su contenido y dirección,  bien, de su deriva al acabose, o de su grato camino al éxito.

No caigas en el grave error de dejar ir, no solo minutos y horas, sino también días y años con desánimo y pesimismo, creyendo desde tu supina ingenuidad, que no se te acabarán. Las reservas, son eso y nada más, es decir, se acaban, ojalá llegando tu final, puedas mirar tu película con alegría y satisfacción, porque ya no habrá cambio de dirección.

¡ÁNIMO! Hoy te invito a abordar el cohete de la excelencia. Sólo condúcelo con optimismo, para hacerlo provechoso, divertido, productivo y, con un poco de tu chispa de genialidad, será único e irrepetible.

¡El premio por actuar con el corazón, es lo que experimentas;

no lo que en tus bienes materiales, aumentas!

This entry was posted in Luz en el Ocaso. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *