Ábrete paso a la Cima

Success

Pbro. Argenis Avendaño.- ¿Estás sumergido en una crisis tanto personal como  social?, ¿Crees no ver la salida a esta situación? ¿La esperanza, no es tu mejor aliada en este momento? ¿Te dejas llevar por los juicios pesimistas? ¿Has perdido el sentido común? ¿Te exasperas al ver, leer, escuchar las incoherencias e injusticias cometidas con descaro? ¿Te inquieta el saber si hay o no, salida a este debacle? ¿Caes en el juego de enviar información, sin pensar y sólo por desfogarte? ¿Qué te motiva a estar ahí? ¿Qué te hace diferente, al alcanzarlo? Te tengo la respuesta a estas interrogantes:

OPTA ALCANZAR LA CIMA CON LO QUE TIENES.

La crisis, debe ser rampa de lanzamiento para trazarte un PROPÓSITO EN TU VIDA; pero, antes debes rescatar tu identidad (las crisis se dan en gran parte por esto), cuestionándote quién eres, no por fuera, sino por dentro (no es lo que tienes, lo que te define, es lo que eres y te permites ser). Naciste para algo más. Sin un propósito en tu vida, no sabes nada, no sientes pasión, no eres dependiente. Al contrario, con éste, te sientes vivo. Nunca es tarde para empezar. Muchos han descubierto su propósito en la longevidad, así que no valen las excusas.

Tú vales mucho, fuiste creado por Dios para algo grande. Sólo debes mentalizarte en aprender. El Salmo 8 (te exhorto a que lo leas completo), realza la dignidad del ser humano, en el mismo se dice que eres un poco inferior a los ángeles, que te coronaron de gloria y dignidad; es decir, son muchas las cosas admirables, pero ninguna es más admirable que tú (Créetelo y vívelo, no para que andes como un pavo real esponjado, creyéndote la última Pepsi Cola del desierto, NO, cierto que NO. Es para que sepas que, fuiste creado para algo y algo muy grande), pues tu existir, tiene como meta el gobernar todas las cosas y desde ellas, glorificar a Dios.

¿De dónde surge un propósito de vida? De la gratuidad por lo que tienes, disfrutando al máximo el punto donde estás (la gratuidad tiene sabor dulce). A esta le sumas la inconformidad, donde eres grato pero deseas más. Quieres vivir mejor, por ello, su sabor es agrio. Une gratuidad con inconformidad y además del sabor agridulce, tendrás las herramientas, para generar cambios. Lo agridulce, te genera una sensación única, es la misma que experimentas el encontrar el propósito de tu vida.

La inconformidad sin gratuidad, se convierte en rebeldía sin causa y la gratuidad sin inconformidad, puede llevar al estancamiento, interpretado como lo justo y lo necesario para vivir y apartando, a la vez, todo deseo de progreso y mejora. El propósito de vida, no es complicado, complejo, por el contrario, es sencillo. Es desde tu posición, cambiar la situación y en ella, tener claro que la felicidad, es decisión.

¿Cómo puedes llevar a cabo tu propósito? Te pondré un ejemplo claro: un taxista puede llevar a cabo desde su trabajo, un gran propósito. Primero, ofreciendo su servicio con el TAXI no con el taxi (espero entiendas mi mensaje); luego, si recibe a su cliente con un saludo cordial, le pregunta cómo está, le ofrece la prensa o una revista; además, en su puesto le brinda una golosina, le cuestiona como se sentiría más cómodo, si con música, o dialogando con él, o simplemente no quiere ningún ruido, es tu cordialidad con creatividad, lo que marca la diferencia. Ofrece tu servicio con excelencia. ¡Ahhh…! ¿A quién no le gustaría solicitar los servicios, con un TAXI de esta envergadura? De seguro todo el mundo y sería muy solicitado y bien remunerado. Descubre tu propósito y nada te detendrá.

¡Lo sencillo no carece de profundidad y lo complejo no significa ser profundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *