Quitar la máscara…

quitar_lamascara

Para emprender un correcto camino cuaresmal de conversión es necesario, ante todo, redescubrir la «verdad más profunda de nosotros mismos, salir a la luz» y «quitarnos toda máscara, toda ambigüedad». Palabras del carmelita Bruno Secondin, predicador de ejercicios espirituales. Siguiendo la experiencia de Elías descrita por las Escrituras, el predicador comparó la «clandestinidad» de la que el Señor llamó al profeta a salir, con la clandestinidad en la cual a menudo nos escondemos y que muchas veces se oculta tras una máscara de una religiosidad sólo exterior, sin la valentía de la verdad.

Tras el valor de salir a la luz, de pronunciarse la verdad sobre uno mismo, de quitar la máscara que anestesia nuestra conciencia, surge la necesidad de encaminarse por «senderos de libertad», eliminar esas actitudes que nos hacen «oscilar de una parte a la otra» y dejar espacio a Dios. Sobre este tema el padre Secondin, invita a considerar ciertas opciones de la Iglesia de nuestro tiempo: ¿Tratamos las cosas importantes entre pocos íntimos o sabemos tener una estrategia de visibilidad que desplaza el sistema? Cuánto sufrimiento, por ejemplo, nos han provocado ciertos temas sensibles, dijo el padre Secondin, quien añadió: «No debemos esconder nuestros escándalos» y es importante que a «las víctimas de la injusticia se las conduzca a la curación con nuestra humildad de reconocer los errores».

El reconocimiento de las culpas de la Iglesia surgió también al hacer referencia a otro episodio. Partiendo del terrible gesto de Elías que hace ajusticiar a los profetas de Baal, el predicador invita a recordar cómo la Iglesia en su historia ha sido capaz de hechos violentos. «También nosotros hemos quemado personas, hemos matado», dijo. Y destacó que hoy tanta violencia puede expresarse bajo otras formas, «incluso sin la espada», utilizando, por ejemplo, la fuerza explosiva de la lengua e incluso los nuevos medios de comunicación: «A veces incluso el teclado mata más que la espada».

www.osservatoreromano.va/es