Gran peregrinación al Santuario de Durí

duri

Varias parroquias de la diócesis de Trujillo, se hicieron presentes en este bello paraje mariano para ensalzar el nombre de María Santísima y algunas parroquias caminaron durante toda la noche…

REDACCION AVANCE.- Nuevamente fueron testigos los bellos e imponentes parajes de una parte de la zona alta de nuestra entidad trujillana, para ver el testimonio de fe y amor a la Santísima Virgen María, por un sin número de peregrinos procedentes de diversas parroquias de la diócesis, así como otros que saben del peregrinaje en esta fecha y asistieron también. Tal es el caso de peregrinos venidos de los estados Carabobo, Lara y hasta de la capital de la república. Y todo en honor a la Virgen del Talquito, a Nuestra Señora del Rosario de Durí. Ya en la edición anterior, a través de su promotor y fundador desde hace 15 años, Pbro. José Salas, párroco de Tostós, nos indicaba el fervor y entusiasmo que cada año, va incrementándose, en puro amor mariano.

Asistieron centenares de personas, cuya devoción los llevó, en muchos casos, a caminar durante una noche entera. Dicho peregrinaje inició el viernes 30 en horas vespertinas y partió desde cuatro puntos, todos con destino a Durí: La Quebrada, Boconó, Tostós, Niquitao y Las Mesitas, que partieron luego de una solemne eucaristía en Las Mesitas, Tuñame y La Mesa de Esnujaque.

Los peregrinos jajoenses partieron desde su pueblo de Jajó, hasta el Santuario de Durí. Caminaron en la compañía a su co-patrona, “La Virgen del Talquito”, aparecida el 22 de diciembre de 1936 a una esclava de esta población. La reliquia resguardada en un cáliz, recorrió las calles en un trayecto que duró más de tres  horas. Caminaron como cada año, bendiciendo a Dios y pidiendo la intercesión de la Virgen por todos, hasta llegar al Santuario de Durí, donde es venerada la imagen de la Virgen.

Presencia Eclesial

Varios fueron los sacerdotes presentes. La solemne liturgia eucarística dio inicio a las 11:00 a.m. Presidió el acto litúrgico el Pbro. Argenis Avendaño y en la homilía expresó que “la población de Jajó y la Mesa de Esnujaque al ser vistos con la mirada benevolente de Dios, deben asumir un compromiso de vida, siendo un pueblo de esperanza para Trujillo”. Resaltó que la renovada visita de la Santísima Virgen a este lugar, debe representar un incentivo para imitar a la Madre de Dios, que ha comunicado y agradecido el mensaje del Creador. Llamó a no perder la fe en Dios Todopoderoso, en su Hijo y en María, que no defraudan jamás.

En el momento de la comunión el padre Avendaño sorprendió con un obsequio que fue una réplica de la Imagen de la Virgen de Durí. Por su parte, la Señora Gilberta barrios, inspirada, hizo escuchar un Himno a la Virgen del Rosario de Durí,  interpretado magistralmente por Yugleth Inés Segovia, del Sector Bella Vista de Valera, quienes deleitaron a los peregrinos que estaban presentes en el lugar. La misa contó con la presencia de sacerdotes.  Presentes, Pbros. José Rafael Salas, Ángel Cristóbal Martín Saavedra, Dígner González Sulbarán, Amílcar Araujo, José Miguel Vethencourt, Gerardo Quintero y Raúl Ricardo Ramírez Sulbarán.

Un ambiente de fraternidad se vivió y el compartir tradicional fue punto final en una jornada que presagia muchas jornadas como ésta y que será cada vez mayor el número de peregrinos. María, junto a su Hijo, es el camino al gozo celestial…